El milenario Bosque de Chapultepec

El milenario Bosque de Chapultepec 2 de 8

Por Alonso Marroquín Ibarra - 10 de Enero, 2010, 12:58, Categoría: El milenario Bosque de Chapultepec

Por Alonso Marroquín Ibarra

 

Chapultepec es historia y cultura

En la realidad, los niños héroes no salvaron a la patria, pero dieron su vida en el intento. La batalla de Chapultepec se perdió el 17 de septiembre de 1847 y cinco meses después, ya tomada la ciudad entera, se firmaba en la sacristía de la Villa de Guadalupe el Tratado Guadalupe Hidalgo, donde México cedía a los gringos más de la mitad de su territorio. La bandera norteamericana ondeó no sólo en el Castillo de Chapultepec, sino también en el zócalo de la ciudad, en la actual Plaza de la Constitución. Recordar esos hechos y la presidencia de aquel hombre, es para llenarse de rabia y vergüenza. 15 millones de pesos recibiría Santa Anna, mismos que desaparecerían, por el nuevo límite fronterizo: el Río Bravo; los norteamericanos, muy satisfechos de su expansionismo, tomaban posesión de más de 2 millones de kilómetros cuadrados de lo que fue territorio nuestro.


Me he detenido a recordar este pedazo de nuestra historia porque a veces se esfuma de nuestras mentes el trasfondo real, y en Chapultepec, además del esplendido monumento en mármol construido en su memoria, existen otros dos sitios que recuerdan a los héroes niños. Ambos están a las faldas del castillo, uno es un obelisco y el otro una placa que indica el lugar preciso donde cayó envuelto en la bandera el cadete Juan Escutia en su último e irremediable acto de honor: que la bandera no fuera tomada por las manos de los invasores.


Chapultepec es historia y cultura, es arte y esparcimiento, es mansedumbre y pasión de enamorados, es tierra fértil para el pensamiento y campo de batalla de ajedrecistas. Desde los tiempos prehispánicos los manantiales de agua de Chapultepec eran preciados. Existen, aunque en condiciones lamentables, vestigios de los baños de Moctezuma y construcciones prehispánicas diversas, incluyendo piedras labradas con algunos motivos propios de las culturas antiguas (mexica y tepaneca entre otras). Los antiguos mexicanos colocaban adoratorios en los puntos altos de los cerros y algunas montañas; si bien la cima del Cerro del Chapulín no fue la excepción, no quedan vestigios de ello y en el lugar está fincado el Castillo que habitara la pareja imperial de Maximiliano y Carlota, entre muchos otros personajes.


La presencia de Maximiliano, Príncipe de Habsburgo y su amantísima mujer la Emperatriz Carlota, fue el resultado de la solicitud que muchos mexicanos apátridas, seguidores de Santa Anna y grandes ricos de la época, apoyados incondicionalmente por el clero,  hicieran frente a naciones europeas, ya que: México no se podía gobernar a sí mismo y era necesaria la conducción de una "excelencia" del continente europeo para que pusiera orden y marcara el curso de nuestra nación. Aunque parezca increíble, a la fecha prevalecen actitudes semejantes de entreguismo frente a países extranjeros y sus costumbres, venerándolos y prefiriéndolos por encima de todos nuestros valores nacionales. Hoy como ayer, sólo importan los grandes intereses. Lo que pasa en nuestros días pareciera ser un espejo de la historia.

 

Permalink ~ Comentarios (11) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

El milenario Bosque de Chapultepec 1 de 8

Por Alonso Marroquín Ibarra - 2 de Enero, 2010, 11:20, Categoría: El milenario Bosque de Chapultepec

Por Alonso Marroquín Ibarra

 

Chapultepec, abres tus brazos verdes

entregando tus secretos, que son,

del pasado y en el futuro,

nuestros recuerdos.

 

Chapultepec es entrañable, se le queda a uno para toda la vida. Como una caja de sorpresas a cada paso tiene algo que regalarnos, todo es cuestión de dejarse llevar por la frescura del bosque, por el deseo de encontrar un remanso para conversar o andar a la caza de secretos. Ni qué decir de las largas caminatas que emprenden los enamorados, donde el silencio se interrumpe nada más por sus suspiros, escarceos y besos apasionados.

En la actualidad se habla de sus tres secciones, pero realmente es la primera la que está más arraigada en el alma popular, la que nos adentra en la historia y la cultura, la que extiende una invitación al romance, a los recuerdos, a la reflexión o simplemente al sano esparcimiento. La segunda sección es famosa y visitada principalmente porque allí se encuentra el Parque de Juegos Mecánicos y la Montaña Rusa. La tercera sección de Chapultepec, colindante con el Panteón de Dolores, es de hecho una zona virgen ubicada entre la colonia Lomas de Chapultepec y la Avenida Constituyentes, de más difícil acceso para los que no tienen automóvil.

Situado al poniente del Distrito Federal, con una superficie de más de 8 millones de metros cuadrados (809.37 hectáreas), el Bosque de Chapultepec es uno de los paseos preferidos por la población capitalina y sitio obligado para todos los que visitan la Ciudad de México. El significado de Chapultepec, de origen náhuatl, nos es enseñado desde la educación primaria: de chapulli (saltamontes) y tepe (tl) (cerro), Chapultepetl: Cerro del chapulín, recordándonos que en el sitio abundaban los saltamontes y, también, que aquí estuvo presente la cultura mexica.


El Bosque de Chapultepec es el parque urbano más grande de América Latina y debemos considerarlo en todo lo que es: un tesoro verdaderamente invaluable. Es al mismo tiempo un precioso aparador donde ha pasado, sin excepción, toda la sociedad capitalina. El recorrido que iniciaremos en las siguientes líneas nos permitirá revalorar y animarnos, espero, para volver a visitar y disfrutar ese milenario y sorprendente bosque.

« En aquel tiempo, se hacían los rituales para los baños de nuestro señor Moctezuma. Los sonidos de las flautas y los teponaztles se quedaban en el aire. Las purísimas aguas de los manantiales limpiaban el cuerpo de nuestro emperador, rodeado el espacio con el aroma de las flores »


La calzada Juventud Heroica es la continuación del Paseo de la Reforma e inicia justo en las inmensas rejas de hierro forjado, resguardadas por un par de leones imponentes,  que "resguardan" la entrada al Bosque, desembocando directo a un majestuoso monumento de mármol con seis columnas. Es el de los Niños Héroes, aquellos cadetes que dieron su vida en la defensa del Castillo de Chapultepec, sede entonces del Colegio Militar, contra los feroces invasores norteamericanos en la llamada, con toda propiedad, Guerra de Intervención Norteamericana (1846 - 1848). Estaba en la presidencia del país el más grande traidor a la patria: Antonio López de Santa Anna. Seis cadetes heroicos registra la historia, con edades de los 13 a los 17 años: Juan Francisco Escutia, Juan de la Barrera, Agustín Melgar, Fernando Montes de Oca, Francisco Márquez y Vicente Suárez.

 


Visita

Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos

  Con más de 1,000 artículos publicados

Permalink ~ Comentarios (13) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

El Blog

Calendario

<<   Enero 2018    
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Writing Blogs - BlogCatalog Blog Directory