La tiendita... de todo

Crayolas

Por Leonel Puente Colin - 13 de Julio, 2013, 9:33, Categoría: La tiendita... de todo

¿Quiénes inventaron las crayolas?

A. Sacco y Vanzetti.

B. Los hermanos Grimm.

C. Las hermanas Bronté

D. Ninguno de los anteriores.

A quién conteste primero y correctamente se le dará el libro Las enseñanzas de Don Juan, de Carlos Castaneda, con prólogo de Octavio Paz.

Buena suerte a todos. Les envío un caluroso saludo y un abrazo total.

Hasta la próxima, camaradas. Tengan la bondad de ser felices mientras tanto.

Visita: Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul

Permalink ~ Comentarios (31) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Miguel Bosé

Por Juan Cervera Sanchís Jiménez y Rueda - 15 de Octubre, 2012, 10:29, Categoría: La tiendita... de todo

Espigado y desgarbado. Pícaro. Lejano. Próximo. Siempre juguetón. Capaz de sonrosarse de asombros y pequeñas vergüenzas. Inteligente. Humano. Cálidamente comunicativo. Carnal. Espiritual. Con un collar de fragantes canciones al cuello. Hecho de alas y fantasías. Todo eso y mucho más es Miguel Bosé. Españolísimo. Madrilenísimo. Universal. Corazón que sabe darse desde los veneros de su sangre por cada uno, y todos, los poros de su cuerpo.

Tras llamar con golpes musicales, a lo "Quieres América", "Duende" y "Como un lobo", nos abre la puerta de su suite en el Hotel Nicol, entre rumores de "que no hay" y oleajes, donde "Jonás y La Ballena" vagan por el mar de "La Gran Ciudad". Ah, sí, "corazón infame", entre versos sueltos: "Tacón pintado de carmín. Betún./ Y un antiguo dorado. Sin carnet. Debut". Surrealismo puro. Miguel Bosé y su sentido del humor:

"Me río de todo", nos dice. Y se carcajea de su sombra.

Canastas de frutas. Fresas y miedos:

"¡Me comí un kilo de fresas!" Y luego reflexiona: "¿Tú crees que me enferme?"

-Te puedes morir.

"No me digas eso". Y frunce el ceño. Luego lanza un sonoro: "Ja, ja, ja..."

Sin darle tiempo de respirar le preguntamos:

-Tú sabes, Miguel, ¿por qué y para quién cantas?

Respira profundamente y responde:

"Para mí mismo, y después, para todas las personas que me quieran escuchar".

- ¿Dónde naciste realmente?

- En Panamá, pero soy muy madrileño. Uno es de donde vive su infancia y su juventud. Por ejemplo: tengo unos primos que nacieron en Italia, pero completamente se han creado en Madrid, ellos son, pues así se sienten, españoles.

- ¿Qué persigues con tu arte?

"La posibilidad de encontrarme a mí mismo. El hombre es un desconocido en búsqueda de sí mismo en esta misteriosa e inexplicable aventura cósmica".

- Bajemos de las estrellas, Miguel: ¿Qué es el dinero para ti en esta aventura terrestre de cada día?

"Bueno, bueno, bueno" –balbucea, sonríe, y nos dice: "El "parné", como dicen los gitanos, nunca está de más. Si uno tiene "parné", si no andas seco de cartera y agujereado de la chequera, te sientes más tranquilo. El "parné" da una gran tranquilidad psicológica y cuando tienes depresiones, que traen como consecuencia ataques de consumismo, y te da por comprar y comprar como "chalao", pues si tienes "parné" y puedes comprar los nervios se calman. Para eso, entre otras cosillas, sirve el dinero, amigo Juan".

- Entendido, Miguel: ¿Tú crees que todos los seres humanos tenemos un precio?

"Sí. Y es cuestión de llegarles. Pero en esto no nada más cuenta el dinero. Hay personas que no pueden ser compradas con todo el dinero del mundo, directamente, claro, pero con el dinero se pueden comprar las cosas para ablandarla e indirectamente comprarlas o, si prefieres, conquistarlas. Así pues, podemos ablandar a los más duros".

- De acuerdo. Es una bonita manera de comprar. Dime: ¿Crees o no crees en Dios?

- Yo creo que hay muchos dioses. Todo un Olimpo. No podemos culpar a un solo dios de todo este desastre. Si nosotros somos reflejo del poder divino yo sospecho que hay muchos dioses en esa especie de democracia celestial, por supuesto que hay uno Supremo por votación general, pero en lugar de cuatro, cinco o seis años, los dioses cambian de Dios supremo cada 24 horas. De ahí el cambio de un extremo a otro extremo de las cosas que derivan de ellos, como nuestra desconcertante humanidad".

Miguel Bosé sonríe como un niño, entre pícaro e ingenuo, y añade:

"Debe ser tremendo ser el Dios principal en la democracia celeste.

- ¿Qué preocupa seriamente a Miguel Bosé, si es que él toma algo en serio?

"Por favor, yo soy muy serio. Yo lo tomo todo en serio. Me preocupan mis amigos. Son ellos los que más seriamente me preocupan. La amistad para mí es sagrada."

- ¿Qué son para Miguel Bosé sus amigos?

"Hombre, son una gasolina, un alimento. Sin ellos no puedo marchar. Me paro en mitad de la carretera. Mira, Juan, la amistad es la forma más perfecta del amor."

- ¿Por qué es para ti la amistad la forma más perfecta del amor?

"Chico, está muy claro: En la amistad está todo, menos la cama con sus múltiples problemas. La cama es siempre problemática".

- ¿No crees, como tantas personas, que es deliciosa?

"Sí, es un gran invento. Genial. Genial. Los dos inventos más geniales que hasta ahora debemos a nuestra insólita especie, en mí opinión son: la cama y la cocina".

- Rompiendo el ritmo alegre de nuestra charla, Miguel, ¿qué piensas tú de la muerte?

"No me pone triste en este momento. Esta noche estoy de buen humor. Te diré que yo creo en la reencarnación".

- ¿Te acuerdas de algunas de tus vidas anteriores?

"Oh, no, aunque tengo un amigo que dice que recuerda que fue anacoreta en la Edad Media. Pero, la verdad, no le creo mucho. En esto de los recuerdos del más allá hay más fantasía que realidad. Yo sí creo que la escencia que somos no muere jamás, que el alma, eso, va y va y sigue y sigue, pero sin recordar las vidas específicas por las que fue pasando. Nuestra identidad actual se pierde, pero no nuestra escencia."

- ¿Quieres mucho a este cuerpo tuyo?

"Sí, pero prefiero que lo quieran los demás."

- Hablando de cuerpos. ¿Qué tanto has querido a un cuerpo ajeno?

"Locamente. Yo quiero tanto al cuerpo humano que me lo como. Soy antropófago. Mira, no me da tiempo a amarlos. Me los como, me los como... y, luego, ya hablamos, ¿verdad?

- Entendido, Miguel. ¿Qué te parece si hablamos del español? ¿Cómo lo definirías?

"Los defino. El español es un ser genial, encantador, pero brutísimo. El español es la criatura más bruta del planeta y sus alrededores. Te confieso, como decía Unamuno, que me duele España. Creo que España es como una enorme suegra, gorda, gorda, muy gorda, a la que hay que levantar del sillón y darle un puntapié en el trasero para que despierte".

- Correcto, Miguel. ¿Y cómo desearías que fuera nuestra no menos bruta humanidad?

"La humanidad no tiene remedio. Pero si es posible hacerla cambiar, que lo dudo, desearía que fuera más ética, más consciente en todos los sentidos y más responsable con el planeta y sus criaturas. Estamos destruyendo este planeta y, por consiguiente, a nosotros mismos y al resto de los seres vivos. Me gustaría que fuéramos más conscientes y que esto que estamos haciendo no sucediera ya nunca más. ¿Pero cómo hacerle entender a los seres humanos estas sencillas verdades? Esperemos que entiendan, pero..."

- ¿Por quién has vertido más lágrimas hasta ahora en tu vida?

Aquí se hizo el silencio entre nosotros. Pero debíamos continuar y, contra el silencio, por lo entrañable del recuerdo, la pregunta colgada del otro extremo:

- ¿Y por qué has reído y ríes con más desbordamiento?

"Yo río por cualquier cosa. Tengo la risa fácil. Considero, además, que la risa es medicinal. Si tú ríes mucho, estás sano. Hay que reír y reír mil veces al día y aún más".

- ¿Qué haces tú para empezar a reírte por la mañana, lo que se dice en serio?

"Muy en serio te contesto y te voy a hacer una revelación que no he hecho a nadie: Me da risa de suprema salud Hernández Mancha, el líder español de Alianza Popular. Me da tanta risa que tengo en el baño de mi casa de Madrid un gran cartel con una fotografía suya en la que lleva un audífono y nada más entro al baño, en vez de ponerme a cantar, me la paso carcajeándome. Bueno, si me oyeras, pensarías que estoy loco, pero mi ejercicio mañanero para iniciar felizmente el día".

- ¿cómo logras ese ejercicio tonificador cuando viajas? ¿Acaso llevas en tu cartera una fotografía del inefable Hernández Mancha?

"No, no, no es para tanto, pero me lo imagino, ya ves, y no puedo parar la risa". Y así fue, miguel Bosé debió imaginarse al tal Hernández Mancha y comenzó a retorcerse de risa en el sofá durante dos minutos de locas carcajadas".

- ¿Qué político español de hoy te hace pensar?

"Siento mucha simpatía por Enrique Curiel, de Izquierda Unida. Es un hombre extraordinariamente inteligente, pero no creo que llegue al poder".

- ¿Qué piensas de los periodistas? ¿Tienes algún amigo periodista?

"Tengo amigos delincuentes. Tengo toda clase de amigos, pero periodistas no. ¡¡¡No!!!". Y gritó como si le hubiera picado una víbora.

- Oye, Miguel, ¿qué te han hecho mis queridos y respetados compañeros?

"Ay, ay, aaayyyyy. Dime tú, ¿qué no me han hecho esos condenados?

Tan agitado lo ví, que trate de hacerle olvidar que estaba hablando con uno de ellos.

- Bueno, bueno, Miguel, calma. Hablemos de sexo. ¿Qué importancia tiene para ti el sexo en tu vida?

Salta feliz en el sofá. Es otra persona. La palabra sexo lo vivifica. Sonríe. Se lame los labios. Se muerde la lengua y, como todo un sátiro, mastica la respuesta:

"Vital. Vital. Vital. El sexo tiene muchísima importancia para mí. Tanta, tanta, tanta...que llego a la noche ya supercansado. ¿Cómo la ves?".

- Advierto que tus días son muy intensos. Pero dime, de no ser compositor e intérprete que te hubiera gustado ser?

"El arcángel del fútbol, una especie de Hugo Sánchez o Butragueño. Me enamora el fútbol. Ser un gran futbolista me parece bellísimo, pero jugando en las filas del Madrid. Yo soy del Madrid."

- ¿Y la fiesta brava que es para ti?

"Mira, la fiesta brava yo la descubrí a los 16 años, pues en mi casa nunca se hablaba de toros ni de toreros. Bueno, para no haber nada de esto, no había ni padre. Pero un día fui a la plaza y me sentí seducido por el arte de Cúchares. La fiesta brava es única por su sensualidad y sexualidad. Es un arte maravilloso, extraordinario, que no tiene igual."

- ¿Hubieras sido torero?

"No. Yo soy aficionado. Un gran aficionado. Ponerse delante de un toro ya es otro asunto".

- Finalmente, Miguel, ¿por qué sentido te sientes más atraído a la hora del amor: la vista, el tacto, el olfato...?

"Por el olor. Soy muy animal. Tremendamente animal. Yo me rijo por los instintos. No soy muy racional, pues como siento cierta tendencia a lo analítico, prefiero quedarme sin ir más lejos de lo animal. Es por eso que huelo a las personas desde lejos y ya por el olor la acepto o las rechazo".

- Que tu olfato te guíe.

Y aquí dijimos hasta luego a Miguel Bosé, que, por sobre todo, es su música.

***

Visita:Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos

Visita:Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos

Visita:Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos

Ahí encontrará todo un mundo de cultura e ideas sin fronteras.

*

Imagen: http://www.coveralia.com/fotos/miguel-bose753.php

Ahí encontrará todo un mundo de cultura e ideas sin fronteras.

*

Imagen: http://www.coveralia.com/fotos/miguel-bose753.php

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

El pan nuestro de cada día

Por Juan Cervera Sanchís Jiménez y Rueda - 12 de Julio, 2012, 12:11, Categoría: La tiendita... de todo

                                        

                                                                                             blogs.opinionmalaga.com


A México el pan llegó con don Hernando Cortés. El pan sin más. Integral ciento por ciento a su llegada. El errado gusto por la blancura almidonada del pan, con menor potencial alimenticio, surgiría siglos después. Fue casi a finales del virreinato en que en la Nueva España se sofisticaría y, más tarde, ya en los primeros años de la Independencia. No se diga durante los refinamientos del breve imperio de Maximiliano y Carlota en que el gusto por el pan sin las propiedades del afrecho engañó por la vista a la sociedad ilustrada, que rendía culto ciego, hasta en la mesa, a lo albo discriminador.

El pan, síntesis de harina, agua y sal, fermentadas, y sometidas a un proceso de cochura, era, fue y es, la adoración del hambre que, todavía, en el mundo que habitamos está lejos de saciarse para millones de seres humanos.

La verdad, sin tapujos, es que los hambrientos siguen siendo muchos más que los no ya hartos, sino los simplemente satisfechos.

El pan, que está ahí, en los anaqueles de nuestras poéticas panaderías irradiando sabor, olor y color, como lo cantara, decantado, el poeta Ramón López Velarde, es parte viva, muy viva, de la ilusión y la ensoñación de millones de hambrientos. El pan como insignia rotunda y reveladora de nuestra cultura nutricia.

Su historia es tan antigua como la especie humana. Hace más de seis mil años, en Egipto, los faraones lo consideraban un lujo, y un gran lujo era comer pan.

Durante la dinastía de Ramsés II fue cuando se inventaron lo que hoy llamamos galletas. Todo un privilegio de reyes y para reyes fueron entonces las galletas, también llamadas bizcochos, obleas, mazamorras y totopostes.

En México, el pan, en su golosa y alimenticia variedad, estilos, formas y colores, y según se expende y elabora, no tiene igual en ninguna otra parte del mundo.

Es algo que por ser tan evidente entre nosotros muchos no saben apreciar en su justo valor. Aunque otros, entre los que nosotros nos encontramos, hemos vivido y vivimos perpetuamente enamorados de su aroma, su colorido y su apetecible sabor, así como de sus diversas formas geométricas, que dan pie para escribir un tratado de geometría descriptiva. Con el pan no únicamente nos deleitamos degustándolo y visitando las panaderías en busca de las piezas de nuestra predilección, sino artísticamente viendo cada una de esas piezas fascinantes en sus estanterías.

El pan, a la vista y sin más, es tan bello o más que la joyería misma, que una joya es el pan, que algo del escaparate del joyero tiene el estante del panadero, con la diferencia de que a la perla, la pulsera no le podemos hincar el diente y comérnoslo y si al bolillo y a la banderilla. En el pan mexicano, único en nuestro planeta, se dan cita, en mestizaje apoteótico, modelos que vienen de la antigua Roma, tras su paso por la península ibérica, Francia, Alemania, África y Asia, donde lo árabe, y hasta lo chino, se entroncan en diversidades de sal y azúcar, originalísimas y deliciosísimas.

Sí, el pan mexicano no tiene igual en su riqueza caprichosa de formas, colores y sabores. El común bolillo en sí es una deleitación para el paladar más exigente. Tenemos a su vez las regocijantes teleras y los exquisitos rehiletes, así como las seductoras flautas o los apetecibles roles de canela.

¿Cuántas formas y clases de panes tenemos en México?

Largo sería inventariarlo. No es fácil hacerlo a la ligera, aunque si valdría la alegría de escribir el libro del pan en México o el diccionario del pan. Toda una fantástica, por real, clasificación, que se prestaría para la poetización del mismo.

En México, al decir de los eruditos en la materia, se fabrican más de mil piezas diferentes. Asombroso sin lugar a dudas. Es preciso insistir: la variedad y riqueza de la panadería mexicana sobrepasa todos los cálculos. Por rigurosos que podamos ser a la hora de registrar las piezas existentes corremos el riesgo de olvidar alguna y, además, es tal la inventiva de nuestros tahoneros que, suele suceder, cuando menos se espera, que aparezcan por ahí formas nuevas.

Si cerramos los ojos y nos dedicamos a visualizar las imágenes de las distintas piezas descubrimos lo fabulosas que son nuestras panaderías.

Veremos desde dorados palitos a cañones y cuernos, así como tornillos, vienas, trenzas, tréboles, rejas, soplillos, roscas, conchas… Todo un hipnótico alarde de imaginería, que se ha universalizado vía el rico y nutritivo pan Bimbo, gracias a la visión y la creación de don Lorenzo Servitje Cendra, ejemplar y admirable empresario, al que podríamos denominar como El Rey de los Grandes Panaderos de México, pues reina hoy el pan Bimbo no únicamente en México, sino que también se consume en toda América y Europa y ya llegó hasta Asia, donde los chinos en Pekín lo degustan.

Es indudable que el pan mexicano en verdad es un goloso regocijo para toda clase de paladares.

El pan, litúrgico, sacrosanto y necesario e imprescindible sustento, se nos hace poesía entre los dientes y a golpes de enamorada saliva, como símbolo de amor y trabajo.

No, no olvidemos el precepto divino, que reza que habremos de ganárnoslo con el sudor de nuestra frente, lo que es igual que decir con el bendito trabajo que nos humaniza a todos, mujeres y hombres.

Humanizador y bellísimo es el pan, que en México se nos hace rosca de canela y bocado de cocol, a Dios gracias. El salado y dulce pan nuestro de cada día que, naturalmente, se merece un poético discurso. Helo aquí:

"El pan, ¡oh dioses, el pan./ Sudor de músculos vivos./ Canción de afán y trabajo/ sobre los manteles limpios./ Negro, fue negro. Secreto./ Sagrado. Deseo escondido/ que iba buscando en silencio/ las altas cumbres del grito./

Verde, fue verde. Mar verde/ sobre los campos mecido/ por las brisas juguetonas,/ ebrias de luz y lirismo./ Rubio, fue rubio. Desierto/ rumoroso. Sueño aurífero/ que aprendió el primer dolor/ al sentir los duros picos./ Blanco, fue blanco… Al rodar/ de las piedras del molino./ Parto de blanco riente/ como el corazón de un niño./ Rojo, fue rojo. En el horno/ sufrió el beso enfurecido/ del fuego, con su paciencia/ maravillosa de místico./

Azul, fue azul. Porque entró/ en el hombre y se hizo espíritu,/ y tuvo sed con el hombre/ de horizontes infinitos./ El pan, vetustos filósofos./ El pan, ciegos metafísicos./ El pan, brillantes poetas./ El pan, hermanos. He dicho."

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Toma Todo

Por Alonso Marroquín Ibarra - 5 de Junio, 2008, 10:50, Categoría: La tiendita... de todo

Por Alonso Marroquín Ibarra

Toma todo, igual que cuando la perinola, después de girar y girar, te dice que te llevas todo lo que se haya acumulado, así, en este Blog que hoy nace, siempre habrás de ganar.

Simplemente Toma Todo: opinión, anécdotas, vivencias, refranes, poesía, cuentos, imágenes, audio y todo, todo lo que se vaya juntado en el monte.

¡Bienvenido!

Alonso M I

Permalink ~ Comentarios (21) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

El Blog

Calendario

<<   Diciembre 2017    
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Writing Blogs - BlogCatalog Blog Directory