Los inconformes

Mundo Calabaza

Por Herpes Trismegisto - 24 de Agosto, 2008, 23:15, Categoría: Los inconformes

Por Herpes Trismegisto

Entonces, me pregunta: ¿Y cómo ves el mundo?

Le contesto: Como un mundo calabaza. No hay otra forma de verlo. Todo está descompuesto. No hay lugar a donde voltees y no veas porquería. La sociedad está podrida, si no, mira hacia arriba y luego hacia abajo. Arriba, ¿quiénes están? Están los ricos, los políticos, los que se llaman hombres de empresa, los que se persignan a diario y lo mismo venden drogas que corrompen menores o los usan para sus perversiones sexuales. Están los cuates de trajecitos muy fain, usando corbatas chillonas, esas de rechíngame la retina, siempre a la moda, de telas chidas; esos que se meten a los restoranes donde cada cuenta que pagan le daría de comer a una familia pobre por un buen de tiempo. Ellos se gastan el billete así porque no les cuesta ganarlo; si tuvieran que trabajarlo como la raza, neta que ni tendrían tanto, ni lo tirarían de ese modo.  Arriba también están esos que se dicen comunicadores que más bien son incomunicadores o descomunicadores, ¿me entiendes? Nunca dicen la neta: o la ocultan o la cambian a su conveniencia y antojo… Los descomunicadores atrofian cerebros, los condicionan… Y eso en el mejor de los casos. Ya ves que con la televisión hacen que pienses como ellos quieren, que consumas lo que ellos quieren, que hables y te vistas como ellos te lo ordenan… porque te lo están ordenando, aunque no te des cuenta.

El chavo que me está entrevistando se queda como ido cuando me callo. Luego reacciona: ¿Entonces tú crees que arriba todo está echado a perder?

¡Chale!, ¿a poco tú no lo crees? ¿O no te das cuenta? Pero ya te dije que lo mismo es arriba que abajo, así como dice uno de los grandes principios herméticos: "como es arriba es abajo". Mira, le digo... Vamos viendo. Si hay un cuate que le paga a las putas es porque hay mujeres que están dispuestas a ser compradas, ¿no?; por necesidad o por lo que tu quieras, pero las hay. A los que venden droga les vale madres que los que las consuman se mueran; lo único que les importa es el billullo y saben que siempre habrá más consumidores, y si faltan, pos ellos los inducen. Pero también el que consume la droga está podrido, de entrada no se quiere y está dispuesto a sacrificar su salud, su familia, su entorno, incluso su libertad si lo agarran los de la poli, !los hijastros de luzbel! Abajo están los derrotados, los que no aspiran a nada, los que no sueñan, los que en lugar de luchar y seguir adelante, se echan como si fueran leones a ver el fútbol con sus cheves bien helodias, mientras la vieja les cocina y los aguanta; y así, si no son felices, por lo menos se hacen güeyes cada que pueden y a veces pueden más veces de las que creemos… Son sus ratitos donde se sienten señores, conocedores, donde cambian el mundo deportivo y cada pendejo piensa que sabe más que el otro…

El galán que tiene el micrófono en la mano, así se siente él, me suelta un torito: ¿No es la tuya una forma derrotista de ver el mundo?

Le reviro con otras preguntas: ¿Y cuál sería la triunfalista? ¿Pensar que todo está de poca madre? ¿Qué los ricos nos van a hacer el favor de acabar con la pobreza? ¿Que la policía se va a volver honrada? ¿Qué los políticos un día nos van a cumplir todas las promesas que hicieron en sus campañas? Me recuerdas al Chava Flores, en su canción ¿A qué le tiras cuando sueñas mexicano?

Entonces me corta y me dice: Me refería a que no todo es negativo…

Le quito la palabra y sigo: Hay cosas positivas, pero son las menos. Mira, si así como visto, con esta usanza, se me ocurre aparecerme por Polanco, me ven como un insecto extraño, cuando no venenoso. Y al revés sucede igual, si uno de los popof de Polanco viene por acá a nuestros rumbos, no faltará algún barrio que diga "y este bañadito de qué jaulita de cristal se salió".  Y lo mismo es en Estados Unidos y en Argentina o España. Este pedo es universal.  Está presente, como decía el Carlos Marx: la eterna lucha de clases: los de arriba y los de abajo: los que pisan y los pisoteados: los que arrastran y los arrastrados: los que joden y los jodidos… Las cosas se han ido tanto a los extremos que los intereses de unos y otros son totalmente distintos: uno lucha por no pasar hambre el día de hoy, el otro por acumular más y más; uno quiere dejar de estudiar para trabajar y ganar algo de lanita; el otro piensa en vacacionar muy de jodida en Cancún; uno piensa en que el hermano o el tío le mande unos dólares para irse para el otro lado porque aquí la tierra ya no deja, mientras que el otro está pensando en que se vayan todos para apropiarse de una buena vez de sus tierras. Pareciera que ya no hubiera Patria, que ya no hubiera Nación, que ya no hubiera país… Ya casi, casi, existe un Dios pa" los ricos y un Dios pa" los pobres. El primero parece que si los oye, nunca los desampara; el segundo… tal vez esté dormido, o algo así porque o no los quiere o no los pela. Ya sé: ha de estar jugando golf con aquel prelado de Ecatepec… el Enésimo Cepeda.

El chavo con cara de muy interesado sigue preguntando: ¿Y esos mundos no pueden integrarse?

Me aburre el chavito, pero le contesto con algo de agresión: ¡Uy! Pos sí, están integrados en este mundo calabaza. ¿Qué no lo ves?  Estamos hablando de la realidad y más claro ni una cerveza cuando tiene uno mucha sed. Los de arriba no podrían tener lo que tienen sin los de abajo y los de abajo no podrían estar tan mal si no se hubieran dejado de los de arriba. Están íntimamente vinculados. Si, señor, claro que sí, si que sí, pos cómo no… Ja, ja, ja, ja… ¡Qué cara pusiste! No te me espantes, mi chavo, no pasa nada.

Es que me desconcertaste un poco…

Le aclaro, para que se le quede y no lo olvide: Así es Herpes T. Así soy yopo. Nopo hapay pepedopo, o sea: no hay pedo. Usté llévesela leve. ¿Tienes más cuestions? Suéltalas.

Mi entrevistador se arma chido de valor y pregunta: ¿Qué vale la pena para ti?

La pienso, y le contesto en serio: La neta, muchas cosas. Hay cosas grandiosas, muchas más allá de la mezquindad del hombre: la naturaleza, la tierra y verla producir, las costumbres de nuestras etnias, que se han mantenido a pesar de tantos intentos para borrarlas, nuestros indígenas dignos… Los colores, la música, pero la música de a de veras, no la comercial… aunque salga de un tamborcito, de un cascabel de víbora, de unas varitas o de una garganta aguardientosa; los escritos, las historias…

¿Los premios Nóbel, por ejemplo?

No hablo de esas historias… Duda siempre de los premios, todos están coluditos, es lo mismo. Si el premio Nóbel de literatura hubiera existido en los tiempos de Esquilo, de Homero, de Ovidio o de Shakespeare, de seguro se lo hubieran dado a algún Kalikrates de Efeso o a algún Joseph de Whitechapel, no a los que realmente lo merecían. Las letras prevalecen por su contenido, no por sus preseas, ni por las medallas. Se necesita literatura para el pueblo, teatro para el pueblo, radio y televisión para el pueblo, Internet para el pueblo. No hablo nada más de México ¿eh? No me vayas a limitar. Ya sé que tal vez pienses de mi como muchos: ¿y éste de cual fuma o cada cuando? o ¿qué zopilote le anido en el coco? Pero algo sí te aseguro: tal vez no piense tan chingón como los premiados con el Nóbel o con el Príncipe de Asturias o con la presea Belisario Domínguez, pero sí pienso libre. Nadie ni nada ata mi pensamiento. Pero déjame regresar a lo que vale la pena.

La palabra entera, la que no se dice para adular ni para engañar, sino la que porta la verdad, la que nos enseña, la que orienta y aclara, la que echa luz en el camino, la que usan para cantar los indígenas, la que sueltan los buenos padres a sus hijos. Vale la pena el pensamiento puro y las acciones que lo siguen y los líderes que lo difunden más allá de posesiones y vanagloria. Valen la pena los niños y los cuidados que les demos para que no se pudran su mente y sus entrañas. Vale la pena cada día, para luchar, para la equidad, para la esperanza. Valen la pena la música y los cantos que salen de nuestros corazones… Son cosas que no ha podido desaparecer este mundo calabaza. Son las cosas en las que andamos algunos. Las voces antiguas, las de nuestros mayores, las de los ancestros son nuestras guías. Esas voces son el tronco que empieza atener algunas ramitas, es el árbol que verdecerá.

- - -

Bueno chavos. Los choros escritos en los párrafos anteriores, los rescaté de una copia que me dio el chavito que, grabadora y micrófono en mano, me entrevistó hace algunos meses. Se me presentó medio pandroso, como queriendo parecerse a los que somos, en buena medida, marginados, diciendo, al menos en eso fue neto y cristalino, que tenía que hacer un trabajo para su clase de sociología en la facultad ¿o sería clase de osciología? Para el caso es lo mismo.

Pos ya está. Me despido, como la roña, que también se pega, y ¿les digo algo? no se la coman completa. ¡Piensen libre! Esa es tal vez la única salida, muy a la larga, de este mundo calabaza. Me voy a ponerle la oreja a unas rolas de buen rock que, aunque no les guste a muchos, también se volvió cultura. ¡Pásensela chido!

Permalink ~ Comentarios (10) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Catálogo de agravios

Por Herpes Trismegisto - 8 de Junio, 2008, 13:47, Categoría: Los inconformes

Por Herpes Trismegisto

Lectores, este su cuaderno de doble raya, los saluda. ¡Achis! Qué formal me vi. Ni que fuera para tanto. Pero, aunque no los conozco, sí los saludo, ¿por qué no? ¿No es acaso de gente educadita saludar? ¡Que nadie hable mal de Herpes! Que no le digan, que no le cuenten nada malo de mí. Herpes también es gente, aunque, la neta, muchas veces hay algunos jijos de la chinita que me sobajan, me agravian, tratan de humillarme a como dé lugar.

No les gusta mi pelo largo, me ven al modo de los aristócratas de la época de Don Porfirio, como si fuera yo un peladito cualquiera; y eso no es cierto, ¿o sí? Dejemos el asunto en tal vez. Pero de cualquier manera grito, como gritaba el hombre elefante: ¡Soy un ser humano! Y como yo, cada quien con sus modos y usanzas, somos todos.
Muchos paisas traen el pelo largo, o al estilo mohicano como los punketos; hay un buen de valedores que se echa su viaje a la regadera cada semana o cada quince días; otros visten como pueden o le hacer al payaso de circo combinando los colores de manera bien festiva. Claro que si pertenecen a la clase media, media baja o a la jai sozaiti, todo está bien; ellos visten los colores de Beneton o se enjamilgan los trapos de tal o cual dizque diseñador de modas y, entre ellos, se divinizan, se ponen mutuamente en pedestales para recibir los aplausos por sus aciertos y buen gusto.
Yo, hablando al chile, me visto como puedo; dejo crecer mi pelambrera a lo natural, las barbas también, y me las tumbo cuando me molestan. Si encuentro por ahí una piedra chida, me la cuelgo o le pido a Chemín el artesano que le haga un montaje en metal y que le teja una cadenita con cáñamo para que luzca bien acá. Es fino el chavo para esos trabajos.

El caso es que por mi apariencia, que no tiene por que ser igual a la de las mayorías enajenadas, me discriminan, igual que se discrimina al bonche de mexicanos en todas partes.

No es necesario adoptar una imagen personal "original". Basta con que tengas la piel más oscura que el promedio para que te vean feo o para que le den la chamba al que es más blanquito, mientras tú te quedas chiflando en la loma.

Si estás orgulloso de pertenecer a tal o cual etnia, hablar su lengua, festejar y celebrar de acuerdo a tus tradiciones, para otros estás frito como pollo. Para ellos eres naco, indio, guarín, un bajado del cerro a tamborazos, alguien que nació para el rigor y para la chinga, nada más. No tienes derecho ni a caminar por las zonas bonitas sin que te vean como un insecto extraño.

Te ofenden, te agravian, se burlan de ti, te menosprecian. Ya lo cantó el Gabino Palomares en la Maldición de Malinche: … si llega cansado un indio de andar la sierra, lo humillamos y lo vemos como extraño por su tierra.

Entonces me pregunto ¿cuántos agravios recibe el paisano común y corriente?, ¡cuanto pisotean los de arriba al mexicano? ¿qué hacen los gobiernos para que las cosas sean más justas y equilibradas?

La raza se calla. Si. Se aguanta también. Pero siente, sufre, se arde y cuando le buscan y la cansan, de repente brinca y muchas veces brinca recio.

Los agravios se presentan desde esa actitud discriminatoria que tienen los políticos y algunos sectores de esta sociedad chafa. Todo se vuelve denso con el gran desequilibrio en que vive la gente de nuestro país. Unos son ricos hasta lo increíble y otros son pobres hasta lo imposible, y si, como va, me pusiera a catalogar los agravios, ¡pa" su mecha!, la lista saldría como cola de novia: larga de a maiz, pero no de color blanco.

Desde la pinche pobreza en la que vive la mayoría de la mexicanaza, hasta la mentada impartición de justicia, que más bien es de injusticia. Dependiendo de cuanto billete tengas para ese lado se inclina la balanza. Puedes matar, madrear, insultar, robar a lo descarado y si tienes varos… pos nunca entrarás al botellón. Uy, pero no vaya siendo que un paisa mire feo a un güey bien porque le empiezan a colgar delitos, desde ser sospechoso de asalto, robo y cuanta madre se les ocurra hasta darle pa atrás por "hechos comprobados" y hasta con testigos. Ya lo dije: todo es cuestión de lana. Agravio puro. Puede uno pensar en lo que sea y saltan los agravios como canijos chapulines.

Nuestros impuestos se usan en altos sueldos y deudas eternas. Para educación y salud, ¡a"i que vean como le hacen! Agravio.
Los sueldos mínimos son una verdadera mentada de madre y bien redonda. ¡A"i que vean como viven! Agravio.

Si buscas chamba, no hay, o estás muy feo, o no sabes hacer lo que quieren. Y si hay, ¡Órale, a trabajar horas extras!, sin un clavo adicional. Agravio. La Ley Federal del Trabajo es pura letra muerta.

Y ya que mencioné la ley, hay que puntualizar muy puntualmente, que todas se las pasan por el arco del triunfo. Y volvemos a lo mismo: el rigor para los fregados y los beneficios para los sacrosantos de allá arriba. Las leyes, ellos las hacen y deshacen a su entero gusto y conveniencia. Agravio.

Intereses y lana para los banqueros, exención de pago de impuestos para los ricos panzones, subsidios en el gas para los industriales, entrega de bienes nacionales a magnates mexicanos y extranjeros, acuerdos en lo oscurito para que los políticos se llenen las bolsas, posición de a perrito con los gringos pa" que estén contentos… ¡Pueden haber más agravios? ¿Y la raza? ¡Ah, la raza! Esa, como dicen los niños chiquitos: que coma caca.

Permalink ~ Comentarios (28) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

El Blog

Calendario

<<   Junio 2020    
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Writing Blogs - BlogCatalog Blog Directory