Junio del 2008

Hechicera

Por Alonso Marroquín Ibarra - 27 de Junio, 2008, 20:00, Categoría: La llaman poesía


Por Alonso Marroquín Ibarra

Tu semblante y tu silueta:
alto nivel de hechicería.
Ahí está todo, y todo mata.

En tus ojos miro profundo
–¡hasta el degüello de tantos corazones
que te han visto–,
una luz que brota incontenible
que me seduce y me apresa, silenciosa.
Cuando en verdad los abres,
leo tus páginas interiores
y me baño en el mar del asombro.
Son tus ojos, eres tú, eso es todo.

Tu boca insulta con tanta belleza,
con su enigma, con su desdén:
hallazgo y pérdida cuando la beso.
Par de malvas
que al prensar, me exprimen,
dejando la puerta abierta de la ansiedad
y el deseo perdurable de besar.
¡Si ese regreso fuera infinito…!

Tu rostro, siempre eterno,
de color durazno,
de trazos inexplicables,
de colinas suaves, matizadas en mis sueños,
pleno de sol y aire,
es una marca definitiva en mi memoria,

Tu cuerpo,
¡todo un imperio!
es mixtura de erotismo felino y fuerza,
imán todopoderoso que me atrapa y pierde;
Acompasarme con tu ritmo
entre el amor y el fuego,
me pasea entre el cielo y el infierno.

Estoy preso en los pares: ojos y labios.
Estoy preso en tus perfiles: dentro y fuera.
Estoy preso en un movimiento: el tuyo.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

La culpa es de la luna

Por Alonso Marroquín Ibarra - 24 de Junio, 2008, 4:15, Categoría: Contando cuentos

Por Alonso Marroquín Ibarra

Tenía hambre de todo, pero la que lo atormentaba en ese momento sólo se mitigaba con alimento. Era la peor pesadilla. Se sentía capaz de incrustarse en algunas de tantas revoluciones armadas con tal de mitigarla. ¿Acaso no había sido así la historia? Pocos ricos, muchos pobres, hasta que llegaban a convertirse en hambrientos, y alcanzada esa condición siempre eran capaces de todo, hasta de triturar la cultura y la religión, no sin antes arrasar por completo con lo que reflejara a los poderosos. No recordó bien las escalas usadas para calificarlos: pobres, más pobres, desposeídos, los que menos tenían, marginados, olvidados, miserables, revoltosos, oscurantistas, monstruos… No recordaba tampoco o nunca supo, cuál era la diferencia entre toda esa palabrería. Lo que era seguro en ese momento es que sus tripas estaban a todo vuelo, comiéndose las unas a las otras, y tenía que hacer algo, lo que fuera, para calmarlas.

Tres días merodeando por la hacienda no habían sido suficientes para abastecerse. La guardia era permanente y bien calificada. No había un hueco por el cual colarse y jamás le hubieran permitido la entrada; los únicos pases eran para la gente del mundo de la abundancia. Siguió esperando, revestido de una paciencia mayor que los ardores de estómago. Siempre era así, su necesidad se convertía en fe, sabía que la provisión llegaría, aunque tuviera que realizarse un milagro.

Dejó de moverse, entró en la calma de la noche y se mimetizó una vez más con sus sombras. La luna esplendente parecía una señora jactanciosa más que inspiradora de amores. Insultaba y denunciaba con sus rayos a todo lo que se movía.

Es una doble cara, pensó; alumbra el camino pero chilla a gritos para que cualquier idiota se asome y me descubra. Pide desde hace siglos pleitesía, pero su soberbia superlativa me hace odiarla cada vez más. No conoce la piedad, es fría.

Entretejida a sus rencores, el hambre seguía abriendo huecos y la creciente ansiedad le regalaba alucinaciones al por mayor. De pronto sus músculos se tensaron, instinto puro de cazador, cuando por el camino que daba a la entrada grande apareció caminando una mujer seguida de tres hombres, todos de recia figura.

No pensó más. La vio y la fijó en su cerebro. Atacó a los acompañantes con una furia desconocida para el mismo. Fuerzas de todos los tiempos se acumularon en su brazo y no hubo esfuerzo útil que hicieran los guardas para defensa de la dama. En un relámpago de tiempo quedaron muertos. Tal fue la dimensión del ataque.

La mujer corrió, pero sus pasos fueron inútiles. Fue alcanzada y el peso de su agresor la hizo caer, quedando reducida e indefensa. Se desvaneció.

Traspasando el instinto, el hombre se hizo conciente de su hambre, sus ansías y deseos. Alzó los brazos con furia y los bajó con todas sus fuerza sobre el cuerpo desfallecido de la mujer. Lleno de desesperación y necesidad, con los ojos como ascuas, gritó con todas sus fuerzas.

¡Esta maldita licantropía!

Llegó muy lejos el sonido de un prolongado aullido.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

El monje furioso - Cuento chino

Por Alonso Marroquín Ibarra - 19 de Junio, 2008, 1:30, Categoría: Contando cuentos

Dos monjes zen iban cruzando un río. Se encontraron con una mujer muy joven y hermosa que también quería cruzar, pero tenía miedo.

Así que un monje la subió sobre sus hombros y la llevó hasta la otra orilla.

El otro monje estaba furioso. No dijo nada pero hervía por dentro. Eso estaba prohibido. Un monje budista no debía tocar una mujer y este monje no sólo la había tocado, sino que la había llevado sobre los hombros.

Recorrieron varias leguas. Cuando llegaron al monasterio, mientras entraban, el monje que estaba enojado se volvió hacia el otro y le dijo:

–Tendré que decírselo al maestro. Tendré que informar acerca de esto. Está prohibido.

–¿De que estás hablando? ¿Qué está prohibido? –le dijo el otro.

–¿Te has olvidado? Llevaste a esta hermosa mujer sobre tus hombros –dijo el que estaba enojado.

El otro monje se rió y luego dijo:

–Sí, yo la llevé. Pero la dejé en el río, muchas leguas atrás. Tú todavía la estás cargando...

Permalink ~ Comentarios (18) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Libertad, una Reina sin trono

Por Alonso Marroquín Ibarra - 16 de Junio, 2008, 16:30, Categoría: La llaman poesía


Por Alonso Marroquín Ibarra

Libertad es una dama imposible,
perseguida y deseada,
nunca realmente desposada.

¡Cuántas infamias justificadas en tu nombre!

Es inconcebible el torrente de sangre vertida en los siglos,
el cúmulo de huesos abandonados en los campos,
las ciudades desaparecidas de los mapas,
la herencia de sufrimientos,
una maldición eterna,
y las pérdidas, que por generaciones
han recibido los hombres.
Todo por buscarte, Libertad,
por invocarte, por seducir en tu nombre.
Siempre en tu nombre.

Libertad, ¿dónde estás?

¿Acaso en el pensamiento dirigido por los medios,
en las calles iraquíes o libanesas,
que siguen abasteciendo de muerte
a los que dicen defenderte y actúan con tu estandarte?

¿Te hayas acaso en el país que te proclama,
ese que engendra niños suicidas,
que prostituye todo y a todos por dinero,
el país de las películas con héroes aberrantes,
falsos justicieros multidelincuentes,
que asesinan, roban y estafan para hacer el bien?

¿De quién eres, Libertad?
¿Eres de unos cuantos, reina de los sueños?

No te merecían los negros, ni los mulatos,
ni los amarillos, ni los cobrizos, ni los bronceados,
al elevarse Hitler por encima de ti,
declarándote exclusiva de los arios, ellos.
Así también no te merecieron quienes fueron muertos
por los emperadores de Roma o de China,
o por los hunos de las llanuras,
que eran libres como los vikingos en los mares,
y se decían libres, ellos,
cercenando cabezas, violando mujeres
robando, destruyendo tradiciones
y quemando todos los pueblos.

Para eso sirvieron los alfanjes, Libertad,
las hachas, las lanzas, los caballos guerreros,
la hoguera inquisitoria y sus cepos malditos,
las torturas con agua, con ratas, el garrote vil…
y hoy los suceden la tecnología,
la bioquímica, la física nuclear
y, cómo pasarlo por alto,
los refinamientos gringos en Guantánamo.
En tu nombre siempre, Libertad y por ti.

¡No perteneces a todos, Libertad! No hoy.

Eres una reina sin trono.
Tienes una grey, pequeñita,
que decide dónde te acomoda,
forjando nuestros pensamientos,
indicando el alcance de nuestros actos,
programando nuestro comportamiento
y, casi, nuestra manera de amar.

Nunca te rindes, Libertad,
pero mueres, una y otra vez,
asesinada por los que te usan y alaban,
los mismos que esclavizan nuestros cuerpos desguanzados,
nuestros espíritus con debilidad creciente
y nuestras mentes perezosas y arrasadas.

¡Vives y mueres en mí, Libertad!

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Letreros muy mexicanos

Por Constantino Pol - 16 de Junio, 2008, 1:30, Categoría: Mexicanerías

Por Constantino Pol

Los letreros se encuentran por todas partes, lo mismo ofreciendo una recompensa por el perrito extraviado, que tiene muy triste a la señora o a la niña de la casa, que en el interior de un microbús del transporte público, que lleva adornados los nombres de los hijos o las conquistas del chofer.

No faltan, por supuesto, los letreros picarescos o los que contienen un humor involuntario, sea por ignorancia o descuido, ni aquellos donde la filosofía popular vuelca, contundente, su juicio o la crítica. Así fue que en un tiempo se fabricó una calcomanía con la imagen de dos enamorados, que decía:

Todo el mundo está loco, menos tú y yo,
pero empiezo a dudar de ti.

No son pocos los curiosos que han recopilado los letreros que se pintan en los transportes; considerándose clásicos algunos de ellos:

Todos los que me ven son ojos  1
Me la paso entre las cuervas y los hoyos.
Si no vuelvo, lo bautizas.
Mi novia ya no es Virginia.
(Tú con) Tantas curvas y yo sin frenos.
Cuando tú te vas, yo me vengo.
Soy limosnero y me gustan los quintos
 2

Las cantinas y las pulquerías son fuente permanente y libre del ingenio desbordado que, sin prejuicios que lo limiten, se manifiesta desde sus nombres hasta los garrapateos puestos en el interior de los mingitorios, o en mosaicos procaces puestos ex profeso.

Cantinas

La UDG. Si bien las siglas son la de la Universidad de Guadalajara, en este caso aluden a la cantina "Única de Guerrero", y el juego consiste en decir: pertenezco a la UDG; voy a la UDG; estoy haciendo una maestría en la UDG; sin faltar a la verdad.

Existen nombres de todo tipo para las cantinas como La ametralladora (donde las copas se toman una tras otra), La ciudad de los espejos (donde ver a los otros borrachos es verse reflejado), La oficina (para decir dónde se estuvo), La hija de los apaches, La hija de Moctezuma, Las glorias de Baco, Las mulas de Siempre, El gallo de oro, La mascota, El burro.

Pulquerías

Estos establecimientos abiertamente tienen nombres de alto contenido humorístico. Si no, véanse los siguientes nombres:

BB y VT (pronúnciense las letras); La Fuente Embriagadora (donde el pulque nunca se agota); La vida en broma (después de unas "reinas" o unos "tornillos", todo se vuelve gracioso); La otra Villa (para los que no alcanzaron a llegar a la de Guadalupe); El buen timbre (donde a todos les sale la voz y el buen "neutle" logra el milagro de escucharlos como a Pedro Infante).

Un mismo dueño estableció tres pulquerías en una larga subida, bautizando a la situada en el inicio de la pendiente como "El Infierno". Los clientes hacían allí su primera parada, para después continuar y detenerse en "El Purgatorio". Quizá después de muchas horas llegaban al punto final de su recorrido y hacían la última escala en "La Gloria". Muchos se quedaban a disfrutar de su paraíso, pero otros tantos, al día siguiente, vivían un auténtico infierno.

Haciendo un breve paseo por los letreros interiores y los mosaicos de estos templos de Baco, se encuentran algunos únicos:

Inútil cagar de aguilita, hay ladillas voladoras.
La paloma es el pájaro de la paz
 y la mujer es la paz del pájaro.
El que a este mundo vino, y no vino a tomar vino, entonces ¿a que chingaos vino?
Puto yo

Que no te pasé lo que al Tigre de Santa Julia  3
Cuando orino aquí, me 101  
4

En la vía pública

Se pintan casas a domicilio.

En los negocios

Tintorería "La Química Moderna"
Taquería "El misterio de las Rosas"

Armando Jiménez en su "Picardía Mexicana" nos cuenta que en la estación de ferrocarriles, para evitar la acumulación de excrementos en la estación, se puso el siguiente letrero en los vagones de pasajeros:

Favor de abstenerse de hacer sus necesidades
mientras el ferrocarril se encuentre en la estación.

A lo que algún ingenioso, contestó:

Me causa risa y sorpresa
este anuncio estrafalario,
pues debe saber la empresa
que el culo no tiene horario.

Un caso semejante, de respuesta escrita, sucedió en el barrio Martín Carrera, ubicado al norte de la ciudad, donde los vecinos vaciaban, por la noche, la basura que habían acumulado durante el día. La inmensa montaña de inmundicias, hizo que a un vecino le surgiera la idea de colocar la imagen de la Virgen de Guadalupe, pensando que por respeto a la santísima se acabaría semejante incivilidad. El asunto no produjo los resultados deseados, así que puso un letrero:

No tire basura donde está la Virgen

La respuesta que puso la gente, fue:

No pongan a la Virgen donde se tira la basura.

_________________________
1 Ojo. Sinónimo de mexicanismo"ojete", que define a un individuo ruin, de mal proceder, no recomendable.
2  Quinto. Palabra caída en desuso como sinónimo de mujer virgen. El doble sentido del letrero hace referencia a esta definición y no al dinero.
3 Un malviviente al que apodaban El Tigre, de la Colonia Santa Julia, fue muerto mientras se encontraba haciendo sus necesidades. El letrero invita, con humor, a tomar las previsiones necesarias.
4 El 101 no se refiere al número, sino a su pronunciación: me "siento uno", donde "uno" es equivalente a homosexual. El letrero se coloca enfrente del inodoro.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Noticia: Los chobojos siguen cometiendo cultura

Por Chobojo Master - 15 de Junio, 2008, 16:16, Categoría: General

Chobojos todos y chobojas todas, licenciados y licenciadas, ingenieros e ingenieras, ratones y ratonas, zorros y zorras, jueces y juezas, enfermeros y enfermeras, mecánicos y mecánicas, hongos y hongas, águilos y águilas, choferes y choferas, niños y niñas (si los hay), hombres y hombras, mujeros y mujeres (¿o mujeras?), bueno, tigres y tigras... para que no "haiga" bronca: para "tuti" (tod@s).

El Proyecto Cultural Chobojos  abre nuevos frentes para seguir cometiendo cultura, y por este medio le notifico a todo homini y a toda feminae que se han creado 4 blogs más.

Para que se conozcan, aquí van algunos datos breves.

TOMA TODO   http://tomatodo.zoomblog.com
Sitio asociado a la revista Toma Todo que Publica Alonso Marroquín Ibarra con la participación de otros chobojos, todos muy ilustres y talentosos: Juan Cervera Sanchís, Constantino Pol, Leonel Puente, Rúber León, Cecilia Karín, Adela Canales Sariñana, este mismo Chobojo mayor, Jackeline Wusterhaus, Óscar Zamora, Ruy Amp, Herpes Trismegisto y muchos más.

Contenidos. Artículos de interés, "mexicanerías", narrativa, poesía, Los encantos de mi Ciudad, arte, cultura, cocina tradicional mexicana y otras vainas interesantes, siempre con un enfoque entretenido y divertido, para que se asuma "la cultura como costumbre"


VIDA SIN FIN   http://vidasinfin.zoomblog.com
El Poeta andaluz Juan Cervera Sanchís, miembro distinguido del
Proyecto Cultural Chobojos, en verdad prolífico, es autor de más de 60 libros de poesía y su obra poética completa (hasta el año 2003) ha sido publicada en dos tomos por la Asociación Cultural Bohodón (julio de 2007). Deberá, sin duda, hacerse un tomo más, por lo menos, porque al paso que Don Juan crea, sus trabajos de los últimos tiempos no están compendiados.

Contenidos
En Vida sin fin, encontrarás un amplio universo de sus trabajos, muchos de ellos inéditos. Valga decir que Juan Cervera Sanchís, cultiva también la narrativa, la prosa poética y el oficio del periodismo. Aquí vive la poesía, la verdadera poesía con su rima, la métrica, la estructura que tantos soslayan: sonetos, coplas de pie quebrado, baladas, décimas...

EL CÍRCULO AZUL   http://elcirculoazul.zoomblog.com
Leonel Puente, integrante de planta del Proyecto Cultural Chobojos, rompe de una buena vez la barrera de las comunidades personales y se lanza en "El círculo azul" a publicar, dice, "lo que nace de mi pluma", para compartirlo con los internautas.

Contenidos. Narrativa, experiencias personales, puntos de vista singulares o poco tradicionales, cuentos con una buena dosis de carga personal autobiográfica... Hay que leerlo para conocerlo.


CHISTES X KILOS   http://chistesporkilos.zoomblog.com
El humor, cada vez más necesario en este mundo que se está volviendo demasiado jetón, es la materia prima de este Blog y cabe todo, hasta el albur (Felipe Calderón no ríe, ¿Qué se le habrá metido a este cuate?).

Contenidos. Chistes, chistes y más chistes. Se actualiza diariamente con uno o varios chistes.

DEJEN SUS COMENTARIOS Y ENVÍEN SUS COLABORACIONES

HAGAN PATRIA, PARTICIPEN Y EMBOLETEN A UN CHOBOJO

Per secula seculorum: Chobojo Master

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Palabras devaluadas

Por Agustín Garfias - 15 de Junio, 2008, 16:15, Categoría: Artículos

Por Agustín Garfias

Existen palabras que originalmente no tenían el sentido negativo o ambiguo que ahora se les atribuye. Palabras que incluso se asociaban con aspectos benéficos, humanitarios o hasta revolucionarios.

Tomemos, por ejemplo, la palabra "costumbre", es decir, "el uso común". Actualmente tiene connotaciones despectivas, sin embargo, las costumbres de los pueblos constituyen un acervo cultural invaluable e imprescindible, es una especie de cofre del tesoro, que resguarda un cúmulo de experiencias útiles para el bienestar colectivo. Desgraciadamente, nuestra sociedad posmodernista, en su loco afán de estandarización total, desvaloriza y desprecia cualquier cosa que se quiera defender o asociar con conceptos históricos. La palabra costumbre, en vez de ser sinónimo de fuerza, de ley, de cualidad o de carácter; se liga con términos como rutina, aburrimiento, necedad o anacronismo. De aquí sólo hay un paso para considerarla como mercancía de desecho.

Otro ejemplo es la palabra "colesterol". En sí mismo, el colesterol no es malo. De hecho, el cuerpo humano necesita una cierta cantidad de él para realizar sus funciones normales. Su carencia provocaría severos daños en la salud. El problema es que, dada la negligente dieta que hemos adquirido, debido a la innegable transición alimenticia (productos naturales desplazados por la comida rápida, alimentos envasados y transgénicos), todo mundo, al escuchar la palabra colesterol, pareciera que está escuchando una maldición. No hay que espantarse, mejor hay que comer y beber sanamente. Paradójicamente a lo que se cree, muchos de los alimentos nutritivos son más baratos que los productos industrializados. La clave está en que nos hemos vuelto perezosos y comodinos y, en lugar de preparar nosotros mismos nuestros alimentos, preferimos comer cualquier basura procesada. A la larga, la comida chatarra sale mucho más cara porque daña severamente nuestro organismo y la cuenta con el médico, se dispara.

Vayamos ahora con las palabras "sindicato"y "burocracia". Ambas causan escozor y, en ocasiones, incluso repugnancia. Pero no siempre fue así. Los sindicatos, en sus orígenes (fines del siglo XIX), fueron asociaciones excepcionales, ejemplos de valentía cuyo objetivo primordial era obtener derechos laborales; quiénes se unían a ellos, además de revolucionarios, daban muestras de poseer una buena dosis de conciencia social, aunque fueran trabajadores analfabetas. Hoy, en los mejores casos, los sindicatos nada más son mediadores entre el explotado y el explotador. La rebeldía se ha petrificado o tergiversado; ya sólo es un concepto romántico que se maquilla con discursos pomposos, pero que, en realidad, solo recubre a medias un rostro sumamente mancillado. En cuanto a la burocracia, el sociólogo y economista Max Weber, a principios del siglo XX, nos la describe como una organización administrativa inteligente, ordenada en jerarquías de mando, avocada a defender a los empleados de patrones arbitrarios y abusivos. Actualmente es sinónimo de corrupción, ineficiencia, transa, compadrazgo, colusión, "reboñada" (y detengámonos ahí, porque si no, seguiría una lista interminable de aberraciones conductuales y filosóficas).

Veamos ahora la palabra "substancia" (del latín: sustantia). La substancia es la esencia de las cosas, lo inalterable. Ni buena ni mala en sí misma. En la antigüedad, su significado era neutro, aún no se polarizaba en conceptos antagónicos. A saber: substancia como medicina (positiva y benéfica) y substancia como droga (negativa y maligna). La farmacología, que es la ciencia que se dedica a estudiar las características de las substancias para después combinarlas, según el propósito del que se trate, heredó de la cultura griega la famosa sentencia "conócete a ti mismo" y, bajo esa consigna, durante mucho tiempo consideró necesaria la tarea de investigar qué cantidad de cada substancia resultaba beneficiosa para cada organismo particular y en que punto se volvía nefasta. Fueron posteriores valoraciones moralistas las que provocaron la ruptura del significado de ésta palabra y se comenzó a estigmatizar cierta clase de substancias, prohibiéndose además su uso e ignorando sus cualidades inherentes que, en algunos casos, son muy útiles. Dos casos muy peculiares. El primero: ¿Alguien recuerda las amapolas? La flor es muy bella, varias de las substancias derivadas de ella son curativas y las abuelitas de antes usaban sus hojas para hacer cataplasmas que aliviaban los dolores reumáticos, pero ahora está prohibido plantarlas, cultivarlas o tenerlas. El segundo: La gente se automedica con vitaminas de forma indiscriminada, termina enfermándose y las abuelitas de hoy ya no curan nada con sus remedios, incluso empeoran la situación, creyéndose doctores: como yerberas eran muy buenas, como médicos dejan mucho que desear.   

Por último, la palabra "estrés" que, de hecho, no es un término médico ni psicológico sino que proviene de la ingeniería: "Stressed out" (tensión más allá del límite) se refiere a un a un sistema de fuerzas que, aplicado a estructuras o metales, conduce a la deformación. "Fue en 1936 cuando el endocrinólogo húngaro Hans Selye introdujo el término en el terreno de las ciencias biológicas para definir una afección provocada por distintos agentes nocivos" (Revista El Faro. UNAM No. 69). Una vez más, estamos ante un concepto que no es negativo por sí mismo, puesto que, en muchas actividades de nuestro quehacer cotidiano necesitamos el estrés para afrontar retos y vencer dificultades. El problema se ocasiona cuando no hay un equilibrio entre los momentos de activación y los de reposo. Los períodos de estrés son necesarios, pero cuando la tensión es permanente, comienza la degradación, el daño o la enfermedad.

Permalink ~ Comentarios (16) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Los mineros, explotación perpetua

Por Agustín Garfias - 11 de Junio, 2008, 11:30, Categoría: Artículos


Agustín Garfias

Preámbulo


De la extensión territorial total del país, según lo expertos, casi el 80% tiene condiciones propias para dar origen a procesos metalogenéticos. Esto quiere decir que nuestro país tiene fundamentaba la potencialidad de su desarrollo económico, en la explotación de sus recursos minerales. La historia lo ha confirmado cuando el oro y la plata primero, y el petróleo después, han sido la base de la economía nacional.

Sin embargo, la explotación de los recursos minerales, desde 1521 a la fecha, poco o nada ha beneficiado al país de una manera firme. ¿Cómo es posible que nuestro país siendo tan rico en recursos naturales (minerales), sea tan pobre en su desarrollo económico? Constituyendo esto una verdadera problemática, consideramos que todo trabajo que la pretenda investigar es, desde todos los puntos de vista, positivo.

Ismael Saucedo Ocaña (*)


La mina "Dos Estrellas", ubicada en el municipio de Tlalpujahua, municipio de Michoacán, fue a principios del siglo XX, una de las mayores productores de plata y oro; no sólo a nivel nacional sino que, durante algunos años, también a nivel internacional.

Actualmente es un Museo de Sitio que está a cargo de una asociación civil que la ha salvado del deterioro progresivo y del olvido.

No es difícil llegar al lugar donde se encuentra ubicada y, con suerte, podría tocarle al visitante gozar de un clima extraordinario: un cielo soleado mezclado con granizo; extraño pero agradable fenómeno meteorológico.

Al arribar a la entrada de la mina, parece que uno regresara en el tiempo, ya que la arquitectura de sus antiguos edificios no ha sido cambiada (aunque si restaurada, en parte). Hay picos y palas, malacates, carros de carga, cascos y muchas otras herramientas que fueron utilizadas por los trabajadores; también hay muestras de rocas y de minerales en bruto.

No sé si fue autosugestión o debido a algunos crudos relatos del guía, pero sentí escalofríos al entrar en los túneles abiertos al público. Obviamente, no hay acceso a los socavones más profundos y a ciertas áreas deterioradas de los viejos talleres de fundición, afortunadamente se conservan fotografías y testimonios escritos, que dan cuenta de la efervescente actividad de aquellos tiempos en los que se extraían de las entrañas de la tierra toneladas y más toneladas de mineral para convertirlas en lingotes.

Yo escuchaba con atención cada una de las palabras que pronunciaba nuestro guía y recuerdo varios datos, que me parecen muy dramáticos, por ejemplo:

"El promedio de vida laboral de los mineros era de veinte años y, en los socavones más profundos, de quince…"

"Las tiendas de raya prestaban con un interés del 12% semanal…"

"Las deudas de los padres, las heredaban los hijos; incluso en caso de muerte accidental…"

"El sueldo era de 50 centavos para los analfabetos (que era la mayoría) y de dos pesos para los que sabían leer y escribir (que era la minoría). Para darse una idea del poder adquisitivo de aquellos tiempos, el kilo de arroz costaba 45 centavos y un cuartillo de frijol 25 centavos…"

"En algunas épocas de mayor explotación, los capataces tenían órdenes de no dejar entrar a las esposas de los mineros para llevarles de comer porque, según los dueños, se distraían de sus labores y ya no producían igual…"

El guía narró también algunas anécdotas específicas, pero en general, todos los trabajadores de la mina tenían una historia parecida y, por eso, antes de irme, compré un libro con testimonios directos de hijos o nietos de mineros para conocer más a fondo el destino de esas personas.

Desde aquel día no le he dado grasa a mis viejas botas, porque pienso regresar: esos mineros ya no pueden ser, simplemente, "pobres gentes" para mí, pues, aunque ya hayan muerto, fueron contemporáneos de mis abuelos, los considero mis compatriotas y yacen en tierra mexicana, quizá sin un entierro decente.

Aún no termino de leer el libro que adquirí, pero estoy seguro que voy a encontrar más datos indignantes y, entre derrumbes, filtraciones de agua salitrosa, vapores venenosos, oscuridad y cansancio, voy a ser testigo indirecto e intemporal de uno de tantos actos de injusticia.

Cierro este capítulo con una reflexión personal: si yo hubiera sido minero y hubiese comenzado a trabajar a los dieciocho años, estaría viviendo mi último año de vida o, de plano, ya estaría muerto de haber sido analfabeta.

Para mi próximo cumpleaños, en vez de organizarme una fiesta, quiero retornar a esa mina o a cualquier otra -¡hay tantos casos semejantes en nuestro país!-. El sólo hecho de estar vivo ha adquirido un nuevo significado para mí, las celebraciones superfluas pueden esperar.

México, D. F. Julio del 2007.

(*) Cita tomada de Mina: Las dos estrellas. Un Enclave Extranjero en México de Ismael Saucedo Ocaña.

Permalink ~ Comentarios (18) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Proyecciones

Por Alonso Marroquín Ibarra - 8 de Junio, 2008, 14:45, Categoría: Estamos al aire



Por Alonso Marroquín Ibarra

Me une a ti un vínculo extraño: esa impresión de ser como sombras del mismo cuerpo, con algunas pequeñas diferencias; proyecciones probables de distintos focos de luz, en ángulos distantes y en diferentes superficies.

Persiste la profunda convicción de que nuestras semejanzas son mortales: lo que a ti te pasa, también me pasa a mí.

Cualquier movimiento que hacemos es ampliado por un pantógrafo misterioso de origen indefinido, agrandándose unas veces en mí, otras en ti. Se vuelven superlativos nuestros sentimientos y se extreman sus dimensiones: más grande en uno de nosotros lo que es pequeño en el otro (a veces demasiado). Así, nuestros momentos de furia y tiranía, se convierten en personajes antagónicos: Yo, verdugo, tú condenada; tú reina cruel, yo vasallo.

Fuera de la vida cotidiana, por excepción, como un eclipse, como una alineación planetaria o el como el paso de un cometa visible para mis malos ojos, sólo en esas escasas ocasiones, llega una grandiosa coincidencia: los dos sumamos. El aliento antes tan solitario, se transforma en una inmensa llamarada; nuestra carne siente exponencialmente las caricias, rozando el aturdimiento; redescubrimos lo que sentimos y reemprendemos la aventura, hasta que la armonía… comienza nuevamente su interminable ruptura.

Oigo y siento en mi interior un rugido grave y profundo, que me avisa el comienzo de otro ciclo de truenos y cataclismos. ¡Estruendos de todos mis tiempos!

Te llegan los celos, te carcomes toda con suposiciones, inventas mundos que no puedes conquistar y, también, quemas tus naves, cortesianamente.

Me condenas y te condeno, en nueva cuenta, al sendero estrecho y cónico, donde tendremos que permanecer, inevitablemente, mientras sigamos ese ciclo tormentoso de locos enamorados.

Alonso M I

Archivo de Audio:     Proyecciones

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Catálogo de agravios

Por Herpes Trismegisto - 8 de Junio, 2008, 13:47, Categoría: Los inconformes

Por Herpes Trismegisto

Lectores, este su cuaderno de doble raya, los saluda. ¡Achis! Qué formal me vi. Ni que fuera para tanto. Pero, aunque no los conozco, sí los saludo, ¿por qué no? ¿No es acaso de gente educadita saludar? ¡Que nadie hable mal de Herpes! Que no le digan, que no le cuenten nada malo de mí. Herpes también es gente, aunque, la neta, muchas veces hay algunos jijos de la chinita que me sobajan, me agravian, tratan de humillarme a como dé lugar.

No les gusta mi pelo largo, me ven al modo de los aristócratas de la época de Don Porfirio, como si fuera yo un peladito cualquiera; y eso no es cierto, ¿o sí? Dejemos el asunto en tal vez. Pero de cualquier manera grito, como gritaba el hombre elefante: ¡Soy un ser humano! Y como yo, cada quien con sus modos y usanzas, somos todos.
Muchos paisas traen el pelo largo, o al estilo mohicano como los punketos; hay un buen de valedores que se echa su viaje a la regadera cada semana o cada quince días; otros visten como pueden o le hacer al payaso de circo combinando los colores de manera bien festiva. Claro que si pertenecen a la clase media, media baja o a la jai sozaiti, todo está bien; ellos visten los colores de Beneton o se enjamilgan los trapos de tal o cual dizque diseñador de modas y, entre ellos, se divinizan, se ponen mutuamente en pedestales para recibir los aplausos por sus aciertos y buen gusto.
Yo, hablando al chile, me visto como puedo; dejo crecer mi pelambrera a lo natural, las barbas también, y me las tumbo cuando me molestan. Si encuentro por ahí una piedra chida, me la cuelgo o le pido a Chemín el artesano que le haga un montaje en metal y que le teja una cadenita con cáñamo para que luzca bien acá. Es fino el chavo para esos trabajos.

El caso es que por mi apariencia, que no tiene por que ser igual a la de las mayorías enajenadas, me discriminan, igual que se discrimina al bonche de mexicanos en todas partes.

No es necesario adoptar una imagen personal "original". Basta con que tengas la piel más oscura que el promedio para que te vean feo o para que le den la chamba al que es más blanquito, mientras tú te quedas chiflando en la loma.

Si estás orgulloso de pertenecer a tal o cual etnia, hablar su lengua, festejar y celebrar de acuerdo a tus tradiciones, para otros estás frito como pollo. Para ellos eres naco, indio, guarín, un bajado del cerro a tamborazos, alguien que nació para el rigor y para la chinga, nada más. No tienes derecho ni a caminar por las zonas bonitas sin que te vean como un insecto extraño.

Te ofenden, te agravian, se burlan de ti, te menosprecian. Ya lo cantó el Gabino Palomares en la Maldición de Malinche: … si llega cansado un indio de andar la sierra, lo humillamos y lo vemos como extraño por su tierra.

Entonces me pregunto ¿cuántos agravios recibe el paisano común y corriente?, ¡cuanto pisotean los de arriba al mexicano? ¿qué hacen los gobiernos para que las cosas sean más justas y equilibradas?

La raza se calla. Si. Se aguanta también. Pero siente, sufre, se arde y cuando le buscan y la cansan, de repente brinca y muchas veces brinca recio.

Los agravios se presentan desde esa actitud discriminatoria que tienen los políticos y algunos sectores de esta sociedad chafa. Todo se vuelve denso con el gran desequilibrio en que vive la gente de nuestro país. Unos son ricos hasta lo increíble y otros son pobres hasta lo imposible, y si, como va, me pusiera a catalogar los agravios, ¡pa" su mecha!, la lista saldría como cola de novia: larga de a maiz, pero no de color blanco.

Desde la pinche pobreza en la que vive la mayoría de la mexicanaza, hasta la mentada impartición de justicia, que más bien es de injusticia. Dependiendo de cuanto billete tengas para ese lado se inclina la balanza. Puedes matar, madrear, insultar, robar a lo descarado y si tienes varos… pos nunca entrarás al botellón. Uy, pero no vaya siendo que un paisa mire feo a un güey bien porque le empiezan a colgar delitos, desde ser sospechoso de asalto, robo y cuanta madre se les ocurra hasta darle pa atrás por "hechos comprobados" y hasta con testigos. Ya lo dije: todo es cuestión de lana. Agravio puro. Puede uno pensar en lo que sea y saltan los agravios como canijos chapulines.

Nuestros impuestos se usan en altos sueldos y deudas eternas. Para educación y salud, ¡a"i que vean como le hacen! Agravio.
Los sueldos mínimos son una verdadera mentada de madre y bien redonda. ¡A"i que vean como viven! Agravio.

Si buscas chamba, no hay, o estás muy feo, o no sabes hacer lo que quieren. Y si hay, ¡Órale, a trabajar horas extras!, sin un clavo adicional. Agravio. La Ley Federal del Trabajo es pura letra muerta.

Y ya que mencioné la ley, hay que puntualizar muy puntualmente, que todas se las pasan por el arco del triunfo. Y volvemos a lo mismo: el rigor para los fregados y los beneficios para los sacrosantos de allá arriba. Las leyes, ellos las hacen y deshacen a su entero gusto y conveniencia. Agravio.

Intereses y lana para los banqueros, exención de pago de impuestos para los ricos panzones, subsidios en el gas para los industriales, entrega de bienes nacionales a magnates mexicanos y extranjeros, acuerdos en lo oscurito para que los políticos se llenen las bolsas, posición de a perrito con los gringos pa" que estén contentos… ¡Pueden haber más agravios? ¿Y la raza? ¡Ah, la raza! Esa, como dicen los niños chiquitos: que coma caca.

Permalink ~ Comentarios (28) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Artículos anteriores en Junio del 2008

El Blog

Calendario

     Junio 2008  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Writing Blogs - BlogCatalog Blog Directory